En la madrugada de este jueves pasó cerca de la Tierra el asteroide 418135 (2344 AG33), el cual es considerado “potencialmente peligroso” por la NASA, debido a que se ubicó a menos de una unidad astronómica (149 597 870 700 metros) del planeta; es decir, ocho veces más lejos que la distancia entre la Luna y la Tierra, explicó la científica universitaria de la UNAM, Julieta Fierro Gossman.

La investigadora del Instituto de Astronomía dijo que se trató de un objeto descubierto el 12 de junio de 2008 desde el observatorio Mt. Lemmon SkyCenter, en Arizona, que pasó a las 2:46 horas, a 3 millones 240 mil kilómetros de la superficie terrestre.

Con 457 metros de altura es menos del doble de la Torre KOI en Monterrey, uno de los edificios más altos de México, y se mueve 30 veces más rápido que la velocidad del sonido; afortunadamente no chocó contra el suelo.

Estudios revelan que no es la primera ocasión en que AG33 se aproxima al planeta, toda vez que ronda cada siete años a partir de 1902, de acuerdo con cálculos de los astrónomos, por lo que se prevé que su siguiente visita sea el 25 de mayo de 2029, a las 17:09 horas, precisó la ganadora del Premio Kalinga 1995, considerado el Nobel de la divulgación científica.

Un ejemplo claro de cómo ofrecen claves de nuestra historia es la meteorita Allende, que cayó en México y es uno de los más antiguos, que ofrece información sobre la formación de nuestro sistema solar. En el Polo Sur caen bólidos en los glaciares y donde terminan estos hay minas de objetos provenientes de la Luna o Marte, además de los del cinturón de asteroides.

Uno de los más conocidos es el que cayó en Chicxulub, Península de Yucatán, México, y que dio fin a la era de los dinosaurios, por lo que las grandes potencias tienen planes de qué hacer en caso de que alguno de estos objetos colisionara con el suelo terrestre.

Información: UNAM

 

Compartir