La Organización Mundial de la Salud anunció su decisión, por recomendación de su Comité de Emergencias, de mantener a la COVID-19 como una “emergencia sanitaria internacional o pandemia”. “La mortalidad sigue siendo elevada y el virus evoluciona de manera imprevisible”, alertó el presidente del comité y alertó a los países para que sigan preparándose para enfrentar este tipo de crisis.

Compartir