De acuerdo con el Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP-2020), el Estado de México es el cuarto productor nacional de fresa, donde se destinan poco más de 360 hectáreas y se producen alrededor de 8 mil toneladas.

La Secretaría del Campo del Estado de México señala que la fresa, del grupo de las Berries, es un cultivo de alto valor económico que se produce en campo abierto e invernadero, empleando sistemas de producción orgánicos y convencionales.

Entre los municipios con mayor producción de esta fruta destacan Villa Guerrero, Zumpahuacán, Ixtapan de la Sal, Almoloya de Alquisiras, Valle de Bravo, donde se cosechan, principalmente, tres variedades: Camino Real, Albión y Festival.

Los productores mexiquenses siguen las recomendaciones de las Buenas Prácticas Agrícolas (BPA), que se basan en los principios, normas y recomendaciones técnicas que se aplican a las diversas etapas de la producción agrícola para garantizar la producción de alimentos sanos e inocuos.

Cabe destacar que, derivado de la creciente preferencia y demanda del consumidor, esta fruta cuenta con amplias posibilidades de comercialización y representa una interesante alternativa de reconversión de cultivos tradicionales y extensivos.

Compartir