El glaucoma es una enfermedad incurable, pero controlable y se encuentra relacionada con el aumento de la presión arterial del globo ocular, que daña principalmente al nervio óptico y origina un daño progresivo en la retina, la pupila adquiere un color verdoso y pierde la visión periférica de manera paulatina.

De acuerdo con especialistas del Instituto de Seguridad Social del Estado de México y Municipios (ISSEMyM), este padecimiento es más común en adultos mayores de 60 años y al no presentar síntomas, la mayoría de los enfermos desconocen que la padecen, por lo que es importante realizar un chequeo anual en caso de tener antecedentes familiares o personales de miopía, diabetes o hipertensión.

Al respecto, recalcaron la importancia de realizar exámenes oculares periódicos que incluyan mediciones de la presión arterial de los ojos, para obtener un diagnóstico en etapas iniciales, lo que puede prevenir o retardar la pérdida de la visión.

Señalaron que el glaucoma es más severo en pacientes con diabetes, ya que impacta a mayor velocidad. De igual forma, aquellas personas que consumen medicamentos en gotas, inhalados o ingeridos con componentes esteroideos, deben hacerse una valoración especializada de la presión de los ojos.

El ISSEMyM, a través de los médicos del área oftalmológica, reitera que llevar una dieta saludable y una vida sana ayuda a disminuir factores de riesgo asociados al envejecimiento de la retina, reduciendo el riesgo de padecer este tipo de enfermedades, ya que, no obstante que se detecte a tiempo, el paciente necesitará tratamiento permanente.

Compartir