Algunas avenidas y parques de la Ciudad de México brindan una vista de festín colorido con las jacaranas, que al florecer en estas fechas, anticipan la llegada de la primavera.

De acuerdo con registros históricos, en 1892, Tatsugoro Matsumoto, jardinero imperial en Tokio, emprendió un viaje a Latinoamerica; en su estancia en México recomendó, al entonces presidente Álvaro Obregón, plantar árboles de jacarandás en avenidas principales de la Ciudad de México

Con esta acción, el árbol de jacaranda se reprodujo ampliamente en la CDMX al grado de considerarse flor nativa.

Cabe señalar que Matsumoto nunca regresó a Japón y falleció en México en el año de 1955.

Compartir