Al menos siete personas murieron, tres están desaparecidas, y una treintena resultaron heridas tras desprenderse un acantilado este sábado sobre unas lanchas turísticas en un lago del estado brasileño de Minas Gerais, que sufre un fuerte temporal de lluvias en los últimos días.

 

 

 

 

 

Compartir