De acuerdo con la información epidemiológica disponible en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en el país, hay un incremento de contagios del virus SARS-CoV-2, presumiblemente derivado de la alta contagiosidad de la variante Ómicron.

Esta realidad está afectando notablemente a los trabajadores y a las empresas afiliadas al IMSS, y a la capacidad de respuesta de las unidades médicas encargadas de la gestión de las incapacidades.

La presencia de los trabajadores con síntomas en las empresas incide desfavorablemente en la salud de sus compañeros y en el ciclo productivo. Su desplazamiento, así como el tiempo de espera para acreditar su condición en los establecimientos médicos, hacen aconsejable la adopción de medidas extraordinarias en favor de la reducción de contagios, la salud de los trabajadores y en apoyo a la continuidad de la actividad económica.

Por ello, ante esta situación, el Honorable Consejo Técnico del IMSS respalda la iniciativa del denominada “Permiso COVID-19. Versión 3.0” que basada en la experiencia de los pasados meses de dicho Permiso y en la confianza en la buena fe de los trabajadores, permitirá que con base a una aplicación digital, y respondiendo a un cuestionario de síntomas, historial de vacunación y padecimientos preexistentes, se pueda obtener el “Permiso COVID-19”, asimilable a una incapacidad hasta por 7 días y recibir el pago correspondiente en su cuenta bancaria.

El IMSS hizo un llamado a las empresas a no pedir pruebas COVID con costo a los trabajadores para su regreso al centro laboral.

Compartir