La escritora británica terminó de escribir “Harry Potter y las reliquias de la muerte” en una habitación de hotel, lo que marcó el fin de la saga  de novelas del famoso niño mago. 

Para conmemorarlo, J. K.  Rowling quiso ser grafitera por un día, escribiendo en la pared de su habitación de hotel unas palabras que quedarán grabadas para la posteridad: “Terminé de escribir ‘Harry Potter y las Reliquias de la Muerte’ en esta habitación (652) el 11 de enero de 2007”.

El libro se publicó el 21 de julio de 2007, cerrando la serie que empezó diez años antes con la publicación de Harry Potter y la piedra filosofal publicado en 1997. Este último libro narra los acontecimientos que siguen directamente al libro anterior: Harry Potter y el misterio del príncipe —publicado en 2005—, y concluye con el enfrentamiento final, largamente esperado, entre Harry Potter junto a sus amigos, frente a Lord Voldemort y los Mortífagos.

Compartir