Una usuaria en facebook, contó la historia de un vendedor de algodones de azúcar, quien según comenta, la noche del 23 de diciembre el señor se acercó para ofrecer su producto a ella y otras personas que se encontraban caminando por la zona. Hasta ahí todo iba normal, aunque todo se complicó cuando nadie le compró absolutamente nada.

Sin embargo, nadie esperaba su reacción, ya que luego de esto y sin pensarlo mucho, dio unos pasos y tiró todos los algodones que llevaba cargando. “Caminó y azotó el palo contra la calle, brincando arriba de ellos desesperadamente”, relató la mujer, quien más tarde le compró algunos algodones que estaban en el piso y comentó que después de sacar su frustración, recogió su producto y le confesó que no había vendido nada en todo el día.

“Me quede pensando en lo que pudo sentir, de que no llevaría comida a casa o no tendría para un regalo para sus hijos al día siguiente o medicamentos o que se yo” relato la usuaria.

Finalmente pidió a las personas a apoyar a los vendedores.

Compartir