El pasado 24 de diciembre, personas aun sin identificar, le colocaron presuntamente a un perrito un explosivo en el hocico.

El incidente se registró en la colonia Jardines de Morelos. Luego de la agresión el cachorro quedó al borde de la muerte.

Vecinos llamaron a policías del municipio, quienes acudieron al llamado y le dieron auxilio.

Por ahora el cachorro permanece bajo tratamiento. Sin embargo se confirmó la perdida de uno de sus ojos y de sobrevivir, se le tendrá que procurar a través de cuidados especiales.

Compartir