En México, cada año cerca de 13 mil personas sufren algún tipo de quemaduras, de las cuales más de mil de los casos son en población infantil.

De acuerdo con especialistas, 9 de cada 10 casos de quemaduras en infantes son por escaldaduras, es decir, por líquidos calientes como el agua, aceite y alimentos preparados; el resto son ocasiones por fuego directo, descargar eléctricas o por contacto con químicos.

La zonas más afectadas son la cara, manos y antebrazos.

Actualmente el avance tecnológico y la atención multidiciplinaria permite mejorar la supervivencia y calidad de vida de niños y niñas que sufren quemaduras graves y hasta 90 por ciento de ellos se recuperan luego de un intervención quirúrgica.

Especialistas destacan que durante la temporada de vacaciones, las quemaduras en niñas, niños y adolescentes se incrementan por su larga permanencia en casa, aunque señalan que afortunadamente durante la pandemia por Covid-19, debido al confinamiento y las actividades académicas a distancia, no se ha reportado un aumento de casos.

Compartir