Una de las opciones para cocinar los alimentos, es a la parrilla, ya sean las carnes o los vegetales, sin embargo no se recomienda abusar de esta forma de cocinar.

Especialistas señalan que usar altas temperaturas (mayores a 150 C°) para freír en el sartén o asar a fuego directo, puede significar serios riesgos por ejemplo, se producen ciertos compuestos químicos que en exceso, pueden ser perjudiciales a la salud pues están relacionados con padecer cáncer.

Además, un estudio realizado por la American Heart Association (AHA por sus siglas en inglés) relaciona el consumo regular de carne a la parrilla con un riesgo elevado de hipertensión arterial.

Por lo que expertos recomiendan tomar medidas sencillas para disminuir los riesgos a la salud, como marinar las carnes, cocinar la carne por más tiempo y a menor temperatura, quitar el exceso de grasa y retirar los pedazos que se hayan carbonizado.

Compartir