#Internacional

El gobierno de Japón informó que en dos años comenzará a verter al mar, más de un millón de toneladas de agua contamina, tratada de su central nuclear Fukushima.

La decisión fue tomada ya que los tanques de almacenamiento de agua radioactiva de la central nuclear llegarían a su limite en el 2022.

En 2011 un fuerte terremoto y tsunami azotó a Japón, ocasionando daños en la central nuclear Fukushima, por lo que para evitar un desastre mayor, autoridades bombearon agua de enfriamiento para evitar que los núcleos de reactores dañados se fundieran; esa agua quedó contaminada con las barras de combustible de uranio.

Autoridades en Japón han mencionado que gestionar el agua tratada es un tema inevitable para el desmantelamiento de la central nuclear.

El hecho de verter al mar el agua nuclear tratada ha generado una diversidad de opines, muchas de ellas negativas, ya que consideran, es un acto catastrófico para el medio ambiente.

Compartir