Pese a que es un oficio que se ha transmitido de generación a generación, en el municipio mexiquense de San Antonio la Isla, la tradición agoniza.

Compartir