Para dar  continuidad a los trabajos de conservación de especies en peligro de extinción, el Gobierno del Estado de México, a través de la Comisión Estatal de Parques Naturales y de la Fauna (Cepanaf) y del Parque Ecológico “Zacango”, impulsan el programa de Conservación del Ajolote del Lago de Pátzcuaro (Ambystoma dumerilii), de la mano de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo.

En éste, se desarrollan estrategias de manejo para lograr la conservación de las poblaciones silvestres bajo un esquema de manejo adaptativo ex situ o bien fuera de su hábitat natural.

En este sentido, el Parque Ecológico “Zacango” cuenta con un espacio exclusivo que permite llevar a cabo los procesos de manutención de huevos y larvas, además que está en un proceso continuo de mejora para cumplir con los objetivos del programa, la investigación y conservación del género Ambystoma en México.

Este Programa de Conservación ayuda a conocer algunos aspectos generales de la situación actual de la especie a través de métodos de monitoreo a nivel regional y de la implementación de estrategias de conservación, investigación y manejo, desarrolladas dentro de las instalaciones del Parque con el apoyo de la Beca Semilla obtenida en 2019.

En los últimos ocho meses se han realizado adaptaciones a este espacio, colocando tanques de eclosión, donde se lleva a cabo el nacimiento de las crías, tanques de alimentación de crías menores a cinco cm, así como los tanques de alimentación y manutención de los mismos de cinco hasta 10 cm.

Cada tanque posee equipo que mantiene la temperatura del agua en una constate de 18°C y un sistema de aireación permanente, además de un filtro que ayuda a mantener las condiciones de calidad del agua.

Actualmente trabajan en la construcción de dos peceras con el aislamiento necesario para igualar las condiciones del manejo, estancia de huevos, crías y ejemplares mayores a los cinco cm, con la mejoría de dispositivos para el control de temperatura, filtración, manejo de vibraciones y de las condiciones físico-químicas del agua.

El objetivo principal de esta estrategia de conservación es poder determinar una metodología adecuada para la recuperación de huevos que queden adheridos a las redes de pesca, para evitar que éstos sean alimento de acociles, carpas y de otros oportunistas.

De igual forma, que se realice una estandarización en la crianza ex situ del Achoque, el cual, de acuerdo con el protocolo de trabajo, al llegar a una talla de 10 cm serán liberados en el sitio de colecta, estos estarán marcados para poder llevar a cabo un monitoreo primario e identificar la integración y movimiento de los ejemplares en el medio natural.

Actualmente, en las instalaciones del proyecto se cuenta con huevos y crías de diferentes tallas, que van desde un centímetro al eclosionar hasta los cinco centímetros.

En caso de que este programa se ejecute con éxito, se tomarán acciones y los protocolos necesarios para la realización de nuevos proyectos que promuevan la protección de las especies endémicas del Estado de México, como lo es el caso específico del Ambystoma lermaense, mejor conocido como Ajolote del Río Lerma.

Con estas acciones, el Gobierno del Estado de México refrenda su compromiso de desarrollar conocimiento a través de la ciencia, impulsando este tipo de proyectos  en materia de conservación de especies y protección del Ambystoma dumerilii.

El ajolote de Pátzcuaro, mejor conocido por la cultura purépecha como Achoque, es una especie de salamandra a la cual le atribuyen propiedades medicinales. Desde la época antigua y hasta la actualidad el Ambystoma dumerilii ha sido una fuente de alimento entre las comunidades del lago.

Este ejemplar posee una característica biológica muy particular, al igual que otras especies del género, teniendo la capacidad de regenerar cualquier célula, incluyendo las cerebrales.

Debido a la destrucción de su hábitat, hoy en día el Achoque se encuentra en peligro crítico, de acuerdo con la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

Redacción