El 17 de diciembre de 1970 fue descubierta la Piedra del Sol o el calendario Azteca, este segundo nombre se lo otorgo el antropólogo Antonio de León.

Esta pieza es una de las más representativas de nuestra cultura, se descubrió mientras se realizaban trabajos de nivelación en la Plaza Mayor, en la Ciudad de México.

Cabe señalar que aunque simboliza la concepción del tiempo, La Piedra del Sol no era utilizada como calendario.

Tiene un peso alrededor de 25 toneladas y mide aproximadamente 3.5 metros, en ella se puede ver una síntesis del conocimiento astronómico que llegó a desarrollar la sociedad mexica antes de la conquista.

Con Información de CulturaUNAM.