Poeta del amor y del exilio, y escritor prolífico, Mario Benedetti (Paso de los Toros, 1920- Montevideo, 2009) rogaba, en sus últimos años, que no le hicieran más homenajes.

Fiel a una idiosincrasia más propia de los rioplatenses de la otra orilla, y más allá de la popularidad que él mismo había forjado y terminaría por abrumarlo en cierto modo, el uruguayo era cultor de una discreción que ejercía en sus modos y también se traducía a sus poemas, en los que hacía de la sencillez una estética.

A diez años exactos de su muerte, que se cumplen este viernes, quizás valga contradecir su voluntad y rendirle tributo al autor, uno de los más leídos y vendidos de habla hispana, y un auténtico best seller en su pequeña patria de escritores enormes.

Compartir