En el Instituto Mexicano del Seguro Social se ha impulsado un modelo para prevenir enfermedades crónicas degenerativas.

Con investigación aplicada se busca el diagnostico oportuno en niños y adolescentes sobre algún riesgo en factores como la diabetes, daños en el riñón, hígado y corazón.

La especialista en medicina internista Sandra Elizondo Argueta, destacó la importancia de este modelo, con el que se busca evitar daños irreversibles a los principales órganos.

Precisó que el índice de Masa Corporal (IMC), cantidad de grasa corporal que tiene una persona o la circunferencia de cintura, es uno de los principales indicadores para síndrome metabólico, asociado a la obesidad y el sobrepeso que incrementan el grado de riesgo para los padecimientos crónicos y afectan la piel, ojos, riñón, sistema reproductivo, resistencia a la insulina, alteraciones cognitivas, procesos neuro degenerativos como la demencia y Alzheimer.

Compartir