Aproximadamente 400 turistas podrán alojarse en la estación espacial ‘Voyage Station’ que espera poder estar activa en 2027.

California Gateway Foundation hizo público su plan de abrir un hotel más allá de la atmósfera. En un inicio se estimó que podría ser una realidad en 2025, pero tras unos años de desarrollo y madurez, varios son los cambios que han ayudado a dar forma a este ambicioso proyecto.

PRINCIPALES CAMBIOS

La primera y más importante modificación respecto a los planes iniciales es la relativa a las fechas de construcción e inauguración. Finalmente, no será en 2025 como se tenía previsto cuando comience el ensamblaje de las piezas, sino un año más tarde, algo que afecta a su fecha de lanzamiento aunque esperan tener todo listo para 2027. Uno de los portavoces del proyecto comentó recientemente que su aplazamiento se debe a retrasos provocados, entre otros aspectos, por la COVID-19. Otro de los cambios fundamentales será el ejecutor de esta obra magna. Pese a que la cabeza pensante sigue siendo John Blincow, la empresa no será Gateway Foundation, sino Orbital Assembly Corporation, ambas dirigidas por él.

Por último, el hotel pasa de llamarse Von Braun Station a Voyager Station. En un inicio, se eligió el nombre de Von Braun en homenaje al ingeniero alemán homónimo, pionero en la tecnología de los cohetes y que en la década de los 60 asentó las bases y los diseños en los que se ha influenciado John Blincow. El problema es que, en palabras del propio director, es que Von Braun tiene un pasado asociado al nazismo por lo que dedicar un hotel en su nombre sería una decisión controvertida. 

Áreas comunes como bares, restaurantes y zonas de recreación ocuparán parte de los 24 módulos, cada uno de 500 metros cuadrados. Otros serán módulos funcionales y residencias privadas o serán vendidos o alquilados a los gobiernos y centros científicos para la investigación. Cada uno de estos módulos será independiente y funcionará como una pequeña comunidad. Al ser un espacio dedicado también al turismo, se prevé que será una estación económicamente autosuficiente. Así, la investigación y el turismo son la clave para que este proyecto siga adelante.

 

vía: National Geographic

 

 

 

Compartir