El Parlamento francés dio el visto bueno definitivo a una ley que pondrá fin a la explotación comercial de los animales, que dejarán de ser vendidos en tiendas de mascotas y de animales salvajes los cuales no podrán ser utilizados en los circos, y también a las granjas de visones criados para aprovechar sus pieles.

 

El trámite parlamentario finalizó en el Senado con el apoyo al texto de 332 votos, frente a solo uno en contra y 10 abstenciones, lo que pone en evidencia el elevado grado de consenso, que también se había dado en la Asamblea Nacional.

 

La ley contra el maltrato animal refuerza las sanciones contra los que no cuiden de forma adecuada a los animales de compañía, con un régimen de propiedad y de regulación mucho más estricto. Además, marca el fin de la cautividad de especies salvajes con fines comerciales

Compartir