En este lugar la calma se fue y en su lugar queda la evidencia de un acto que jamás había sido visto dentro del cementerio de la comunidad de San Miguel Almaya

Compartir