El primer ministro canadienses, Justin Trudeau, hace cumplir la ley que exige la vacunación obligatoria a los trabajadores federales, precedente que se empieza a extender al sector privado y que puede repercutir en el despido de miles de trabajadores.

Compartir