#Cultura

Las calles de Temascalcingo se visten de fiesta para la llaga de los Xitas o Viejos de Corpus, una tradición para ofrendar agradecimiento e invocar la lluvia.

Esta costumbre ancestral, surgida de las comunidades mazahuas y otomíes, se mantiene viva a través de una celebración religiosa que año con año se repite en el llamado Jueves de Corpus.

La comunidad se prepara desde meses antes para la elaboración de los trajes con ixtle, extraído del maguey, así como la elaboración de los rostros de los Viejos de Corpus con troncos y pedazos de maguey.

Al llegar el día de la celebración, desde cada comunidad sale un grupo de Xitas bailando hacia la iglesia de la cabecera municipal, bailes que invocan la lluvia y la fertilidad; y recuerdan a los viejos que heredaron esta tradición.

Compartir