#Entérate

El Ayoloco era uno de los pocos glaciares permanentes en México, junto al que había en el Popocatépetl, así como el Citlaltépetl, o Pico de Orizaba.

De acuerdo con Hugo Delgado, investigador del Instituto de Geofísica de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), durante los últimos años el glaciar tuvo un decrecimiento acelerado debido al fenómeno de calentamiento global.

Por su parte, Delgado Granados también exdirector del Instituto de Geofísica, indicó que la desaparición de los glaciares podría traer cambios en el clima local dado que al quedar la roca desnuda, en lugar de reflejar el sol, lo absorberá, y ello podría resultar en un aumento de temperatura y cambio del clima en las cumbres.

Expertos señalan que esta situación es irreversible y afecta de manera directa a los humanos.

Ante la situación, investigadores de la máxima casa de estudios y el equipo de montañistas, subirán al volcán Iztaccíhuatl para colocar una placa que declara extinto al glaciar ubicado en el centro de esta montaña en la parte conocida como la “panza” de la mujer dormida, detallan que ritualizar la muerte del Ayoloco es con la intención de sensibilizar y concientizar sobre la importancia de estas maravillosas masas de hielo y nieve.

Compartir