Durante esta temporada de calor, la sandía es un fruta ideal para calmar la sed, por ser fresca y contar con un alto nivel de agua.

Aunque muchos estamos acostumbrados a la tradicional fruta roja, también existe la de color amarillo, que es comúnmente conocida como sandía melón, graciosa o melchora.

Su origen se encuentra en el Sur de África y se introdujo a México durante el siglo XVII; de acuerdo con especialistas, lo que da el origen al color es la acción de los carotenoides, que son los pigmentos naturales que dan el color amarillo a las sandías durante la fotosíntesis.

Además, la sandía amarilla destaca por ser más dulce que la roja.

Compartir