Mundo

Este lunes, a través de un comunicado, el Vaticano informó que los sacerdotes y otros ministros de la iglesia católica no pueden bendecir uniones del mismo sexo y que tales bendiciones “no serían lícitas” si se realizan.

Dicha declaración fue aprobada por el papa Francisco; en el comunicado señalan que dar la bendición de las uniones del mismo sexo, significaría que la iglesia católica aprueba y alienta dichas uniones, pero que en realidad no es así “una elección y una forma de vida que no se puede reconocer como ordenada objetivamente en los planes revelados de Dios” señala el escrito.

El Vaticano sostuvo que la ilicitud de las bendiciones de dichas uniones, no debe ser tomada como discriminación injusta, pues solo reclama la verdad “del rito litúrgico y la esencia de los sacramentales, tal y como la iglesia lo entiende”.

Pese a lo anterior, el Vaticano sostiene que los homosexuales deben ser tratados con dignidad y respeto, y que la iglesia católica debe recordar que Dios no deja de bendecir a cada uno de sus hijos por que para él “somos más importantes que todos los pecados que nosotros podamos hacer”.

Compartir