Abrazando lo que representa la vida de su hijo, don Roberto espera durante horas para rellenar el tanque de oxígeno que le permita respirar.

Compartir