La historia de Alejandro no es distinta hoy a la de miles quienes perdieron su trabajo a partir de la pandemia, hasta cuando trabajó como docente de artes plásticas.

Compartir