Este es el río Lerma, tramo que atraviesa San Mateo Atenco. Es parte de los 125 kilómetros del cauce de aguas negras que atraviesan el Estado de México, a partir del municipio de Almoloya del Río, donde el agua brota y de inmediato se contamina.

Compartir