Un incendio dejó en cenizas toda una vivienda en Zinacantepec pero también le costó un quemón a los bomberos que llegaron sin agua, aunque con muchas ganas de prestar auxilio.

Compartir