Con la Virgen monumental y el ahuehuete de los peregrinos a sus espaldas, es como se inauguraron las instalaciones de la Cruz Roja

Compartir