El propósito es reducir el riesgo de posibles contagios para que clientes y comerciantes realicen sus actividades en un entorno de bajo riesgo.