Huele a cempasúchil y los campos de San Francisco Putla, combinan el amarillo de esa flor con el colorido de otras variedades también sembradas para el Día de Muertos.