Aromas penetrantes, botellas, bolsas, pañales, residuos de comida y hasta ratas conviven con vecinos, en la colonia El Rosario, en Calimaya, Estado de México.

Compartir