Es el taller del señor Miguel Ángel González, donde desde hace tres generaciones le dan vida al barro, elaborando figuras decorativas.

Compartir