El uso de las lenguas de señas garantiza el acceso a la información por parte de las personas sordas.