Mientras habitantes de Ocoyoacac se manifesaban para exigir seguridad, la alcaldesa del municipio se dedicaba a arreglarse las uñas en un salón de belleza.