Un evento público se convirtió en una batalla campal entre autoridades municipales y vecinos del Barrio de San Agustín