Foto tomada

Como nación mexicana, los símbolos patrios, son un orgullo de pertenencia. Siendo la bandera un lábaro de respeto.

En acto solemne, autoridades del Ayuntamiento de Santiago Tianguistenco, encabezaron la ceremonia de incineración de la bandera que ondeaba en la plaza Libertad.

Como lo mandatan los protocolos oficiales, establecidos en el Artículo 54, de la Ley sobre el Escudo, la Bandera y el Himno Nacionales, se establece que si una bandera está deteriorada y es necesario reemplazarla, se debe incinerar en una ceremonia cívica.

Por lo que el cuerpo edilicio cumplió bajo rigor dichos protocolos y despidió al lábaro patrio que ondeaba en el mástil de esta cabecera municipal.

Las cenizas de la bandera deben ser resguardadas o enterradas como un simbolismo de regreso a las entrañas de la Patria.

Compartir