FOTO ILUSTRATIVA: GEM

Para disminuir el riesgo de contagio por COVID-19 es de suma importancia usar de manera adecuada el cubrebocas, sobre todo cuando es necesario salir de casa para realizar alguna actividad esencial. Esto incluye también a la población infantil.

La doctora Gema Martínez Carbajal, jefa del Servicio de Pediatría del Hospital General Regional (HGR) No. 220 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en la Oficina de Representación Estado de México Poniente, indicó que es de suma importancia vigilar que los menores no lo toquen mientras lo portan, que cubra nariz y boca, además de realizar la higiene de manos correspondiente antes y después de usarlo.

 

Destacó que  el uso de cubrebocas no es recomendable en menores de dos años, ya que sus vías respiratorias son más estrechas, lo que aumenta el riesgo de asfixia. Los niños mayores de esta edad pueden utilizarlo, solo si es estrictamente necesario salir de casa, y deben ser supervisados por un adulto, a fin de monitorear su respiración en todo momento.

 

“El riesgo de contagio en niños es igual que en los adultos si no se respetan las medidas preventivas de sana distancia, lavado de manos frecuente, y si se acude a lugares de concurrencia o se establece contacto con personas enfermas”, explicó la especialista en pediatría. Reiteró que la efectividad del cubrebocas dependerá del uso adecuado del mismo.

 

Sugirió utilizar preferentemente mascarilla quirúrgica o de tela para niños, ya que permite adaptarla al rostro. Indicó que los pacientes pediátricos con alguna enfermedad crónica deben utilizar mascarilla KN95 para reducir al mínimo la posibilidad de contagio y poner en riesgo su salud.

 

Finalmente, la doctora Martínez Carbajal reiteró que para generar seguridad y confianza en los pequeños, se debe explicar la importancia de su uso como un medio para la protección de su salud.