En el marco de la conmemoración del Día Mundial sin Tabaco, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) reitera la importancia de crear conciencia en la población sobre los efectos nocivos y letales de su consumo.

El doctor Jorge Manuel Hernández Gutiérrez, coordinador de Salud Pública en la Oficina de Representación Estado de México Poniente, explicó que fumar afecta el organismo y genera enfermedades graves. Entre los órganos más afectados se encuentran los pulmones, bronquios, corazón, arterias, venas, cerebro, boca, laringe, esófago, riñón y páncreas.

Cuando una persona decide dejar de fumar a mediano plazo (entre dos semanas y tres meses), su cuerpo experimenta muchos cambios: mejora su circulación sanguínea, aumenta la función pulmonar hasta en 30 por ciento, disminuyen las molestias en la garganta, entre otros, dijo el especialista del IMSS.

Agregó que a largo plazo, después de un año, los beneficios son mayores, pues se reduce a la mitad el riesgo de sufrir una enfermedad cardiaca, así como los riesgos de padecer enfermedades graves generadas por la nicotina y el alquitrán que contiene el cigarro; entre los que se encuentran: cáncer; en los pulmones, la boca, la laringe, el esófago, la vejiga, el riñón, el páncreas y la matriz; enfisema, bronquitis crónica o asma y la disminución de la capacidad para saborear y oler.

El beneficio para los fumadores pasivos también es evidente, pues al respirar el humo del cigarro durante una hora, inhalan la cantidad equivalente a dos o tres cigarros, y no sólo eso; aspiran tres veces más nicotina y alquitrán, así como cinco veces más monóxido de carbono que un fumador activo.

 

Cabe mencionar que, durante esta emergencia sanitaria, las personas fumadoras tienen un mayor riesgo de presentar complicaciones respiratorias en caso de adquirir COVID-19.

 

El médico del IMSS indicó que el Seguro Social cuenta con planes y programas para ayudar a superar esta conducta nociva, además de colaboración con instituciones como la Comisión Nacional Contra las Adicciones (CONADIC), el Instituto Mexiquense contra las Adicciones (IMCA) y los Centros de Integración Juvenil que en conjunto atienden a quienes deciden renunciar a este hábito para mejorar su salud.

Compartir