Ante el descenso brusco de temperatura, las personas suelen pasar más tiempo sin realizar actividad física, situación que puede derivar en diversas lesiones de tipo muscular.

 

El coordinador auxiliar de Gestión Médica, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Delegación Estado de México Poniente, Marcelo Simón López Saldaña, indicó que la espalda y el cuello, son más propensos a sufrir espasmos y calambres, lo que provoca la retracción de las fibras musculares y la consiguiente tensión en los músculos.

 

Una mala postura, permanecer tiempo prolongado en la misma posición y la falta de actividad, ocasionan dolor y rigidez dando lugar a esguinces, lumbalgias, cervicalgia y  dolor de hombro.

 

Ante la presencia de dolor localizado, endurecimiento o rigidez del músculo y tensión es necesario acudir con el médico para precisar el tipo de lesión, así como el tratamiento adecuado, indicó el especialista.

 

Resaltó que los malos manejos de estos dolores con masajes, pueden ocasionar severos daños, por lo que descartó el uso de cualquier medicamento sin prescripción de un especialista. Las personas mayores de 50 años tienen mayor riesgo de presentar dolores articulares durante la temporada invernal por lo que deben tener especial cuidado y acudir con su médico en caso de presentar alguna molestia.

 

Abrigarse bien, no exponerse a cambios bruscos de temperatura, realizar ejercicio físico por lo menos media hora al día, con un calentamiento adecuado, así como preferir lugares cerrados para llevarlo a cabo, son algunas de las recomendaciones que resaltó el especialista.

 

Concluyó que la valoración médica oportuna permitirá que el paciente mejore en dos o tres semanas, con el tratamiento y vigilancia pertinente.

Compartir