Tras la sequía que esta pasando Australia, considerada una de la más severa en décadas, el gobierno ha decido sacrificar a miles de camellos salvajes pues argumentan, representan un riesgo para los australianos, por la desesperación de saciar su sed, tomando el agua que los ciudadanos habían guardado en reservas.

Medios internacionales mencionan que francotiradores ya han comenzado a dispararles a estos animales, se informa que esta matanza durara al menos 5 días,

Compartir