La nueva corriente de tratar a las mascotas como hijos es el resultado del aislamiento personal, la inseguridad y la cibercomunicación, así lo asegura Raúl Valadez Azúa, especialista de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

El investigador del Instituto de Investigaciones Antropológicas de la UNAM, indicó que una persona que trata a sus mascotas como sus hijos puede sufrir trastornos psicológicos.

“Cuando alguien trata a un can como si fuera un humano rompe con la interacción hombre-perro que se formó desde hace 20.000 años”,
se ha favorecido por el consumismo e individualismo y que

Abundó que inducir a un animal a un esquema que no es parte de su esencia “afecta su perspectiva y es incapaz de procrear” porque no reconoce a los miembros de su especie como sus pares.

Señaló que la cultura del consumismo de artículos para mascotas comenzó en los años 80 cuando “los perros también se convirtieron en un artículo de comercio”, pues al adquirir una mascota, también se compra una gran cantidad de objetos para él.

Al participar en la conferencia “Ensamble vidas de perros. Acercamientos Interdisciplinarios a las presencias caninas en la historia”, el especialista de la UNAM resaltó que los perros son animales domésticos cuya historia se funde con la del hombre en tiempo y profundidad.

En esta sociedad, el hombre siempre fue el líder, condición que los canes reconocen sin dificultad, “salvo que el primero carezca de habilidades o ceda el liderazgo”.

Vía Mexiquense noticias

 

Compartir