En el norte de Durango, en la zona de Mapimí, hay una extensión desértica que es conocida como la “zona del silencio”,esta zona es una reserva ecológica para proteger las especies que son nativas de este lugar, en algunos casos son únicas o en peligro de extensión.

Como si de una planta extraterrestre se tratara, hay una especie de nopal en este lugar que adquiere un llamativo color morado durante la época de sequía. La curiosa cactácea se ha convertido en uno de los atractivos más conocidos de la Zona del Silencio.

Compartir