Especialistas del Instituto de Seguridad Social del Estado de México y Municipios (ISSEMyM), advierten que el sobrepeso y la obesidad son factores de riesgo para numerosas enfermedades crónicas, entre las que se incluyen infartos, diabetes, hipertensión arterial, hiperlipidemia, enfermedades cardiovasculares y hasta cáncer.

Al respecto, el Jefe de Servicio de Cardiología y Cirugía Cardiaca, del Centro Médico del ISSEMyM, Marco Antonio Hernández Mercado, especificó que tanto la obesidad como el sobrepeso inciden 42 por ciento en la posibilidad de presentar un infarto.

De acuerdo con el especialista, los paros cardíacos en el Estado de México registran una prevalencia de 3 al 5 por ciento en varones de entre 40 y 60 años, principalmente por malos hábitos alimenticios, consumo excesivo de grasas, carbohidratos, sedentarismo y estrés.

Hernández Mercado ahondó que, durante 2018, en el Centro Médico ISSEMyM Toluca se atendieron 250 pacientes infartados, 64 por ciento de ellos recibieron tratamiento farmacológico para disolver el coágulo que bloquea las arterias del corazón y con ello restablecer el flujo sanguíneo.

Esta estadística supera el estándar nacional de pacientes atendidos por este método, el cual alcanza únicamente 55 por ciento, mientras que el resto fueron atendidos mediante técnicas de intervencionismo cardíaco como cateterismo, hemodinamia, cirugías a corazón abierto y reemplazo de válvulas aortas, entre otras.

Finalmente señaló que, 80 por ciento de los infartos al miocardio son prevenibles, mediante una dieta sana y actividad física regular.

 

Compartir