Con motivo del Día Mundial de la Obstetricia y la Mujer Embarazada, que se conmemora
cada 31 de agosto, la Delegación Poniente del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS)
en el del Estado de México resaltó la importancia de la vigilancia y el seguimiento médico
durante esta etapa.

El coordinador auxiliar de Segundo Nivel de Atención, Carlos Alberto Echeverría Miranda,
destacó que dentro del área médica, el Triage tiene una función importante, pues a través
de él se clasifica a un paciente por la gravedad de su estado de salud.

El Triage obstétrico es un procedimiento técnico que incluye la intervención de
profesionales de ginecología, obstetricia, neonatología, anestesiología, enfermería, trabajo
social, asistentes médicos, el Banco de Sangre y laboratorio, para proporcionar una
atención rápida, eficaz y oportuna a la embarazada y al producto en gestación.

A través de la selección de ciertos parámetros se clasifica la atención en tres colores: verde,
amarillo y rojo. Con base en estos valores asignados se determina la atención oportuna e
inmediata para disminuir mortalidad perinatal y obstétrica.

El Hospital de Gíneco Obstetricia No. 221 en Toluca, el General Regional No. 251 en
Metepec, y el General de Zona No. 194, en Naucalpan, son las instalaciones médicas de esta
Delegación donde se mantiene activado el Triage obstétrico.

El especialista destacó que ante síntomas como dolor de cabeza, zumbido de oídos, dolor
intenso en el estómago, expulsión de líquido y sangrado mayor a una menstruación, es
importante acudir al servicio de urgencias para detectar situaciones que pongan en riesgo
la vida.

Finalmente, dijo que a través de la implementación y mejoramiento de estos procesos, la
Delegación del IMSS atiende oportunamente más de 30 partos diarios.

Compartir