En Michoacán, en la Sierra Madre Oriental, se encuentra Angangueo, un pueblo con un importante pasado minero. Su nombre da cuenta de las características de su geografía y significa lo mismo “pueblo entre montañas” que “a la entrada de la cueva”, “cosa muy alta” o “dentro del bosque”. Es uno de los afortunados lugares que la mariposa monarca eligió como santuario, de ahí que sus cielos se pinten durante algunos meses con su dorado batir de alas.

Se incorporó al programa Pueblos Mágicos en el año 2012.

Angangueo se debe a que es uno de los prestigiosos santuarios que año con año elige la mariposa monarca para visitar tierras mexicanas y pintar de anaranjado sus azules cielos.

Compartir