Águila Real para nuestros ancestros Águila Suprema mediante un comunicado por parte del Gobierno mexicano se dio a conocer que en 1994 esta ave se unió a la lista en peligro de desaparecer.

FOTO: SEMARNAT

Actualmente continúa en la categoría de amenazada, su población se encuentra en peligro de desaparecer en el corto o mediano plazo si persisten los factores negativos en su viabilidad, tales como la modificación y pérdida del hábitat, la cacería furtiva, la colecta ilegal de huevos y ejemplares y la electrocución de águilas.

FOTO:SEMARNAT

Recientes trabajos de investigación de campo refuerzan los objetivos de conservación de esta especie, al ser detectados ejemplares por monitores comunitarios. Hasta el momento, la CONANP ha registrado 138 parejas reproductivas, incluyendo los más recientes hallazgos, uno en la Reserva de la Biósfera Tehuacán-Cuicatlán y el otro en el municipio de Tecate, Baja California.

Las Águilas tienen aproximadamente un peso de 6 kg, y más de dos metros de envergadura entre las alas, denominada por nuestros ancestros águila suprema, o águila dorada por su plumaje café obscuro con matices dorados en cuello y hombros, posa no solo en el centro de nuestra bandera nacional, sino en el inconsciente colectivo mexicano.

Sus ojos color miel revelan la inteligencia y agudeza que despliega en su vuelo vertiginoso de 240 km/h para capturar a sus presas como liebres, conejos, perritos de la pradera que recorren cerros cercanos a valles, laderas, cañadas y praderas de zonas áridas, semiáridas y montañosas con bosques templados, desiertos y pastizales de Baja California, Sonora, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas, Durango, Jalisco, Aguascalientes, Zacatecas, San Luis Potosí, Guanajuato y Oaxaca.

Información:Semarnat

Compartir