Playas de Quintana Roo se encuentran invadidas nuevamente con el sargazo alga marina que afecta severamente a las playas, factor principal que mueve la economía en este estado.

El problema ya hizo crisis el año pasado. El gobernador Carlos Joaquín no logró atender con prontitud el problema y las playas del estado, de norte a sur, quedaron cubiertas por la plaga, procedente del Atlántico, y que, por cierto, también ha afectado otros destinos competidores del Caribe, como República Dominicana.

Cabe resaltar que en el 2018 ocurrió este mismo fenómeno donde se invirtió 312 millones de pesos con recursos aportadas por autoridades, federales estatales y municipales.

Compartir